¿De dónde viene el plástico?

El plástico es un material polímero que tiene la capacidad de moldearse en diversas formas y tamaños, ha revolucionado numerosas industrias y ha pasado a formar parte de nuestras vidas. Desde su invención a principios del pasado S. XX se ha convertido en una parte integral de nuestra sociedad, utilizándose en una gran variedad de productos gracias a su resistencia y versatilidad.

En Crediplast llevamos más de 30 años trabajando con este material, conocemos todas sus virtudes y aplicaciones y en este artículo te contamos todo lo que necesitas saber acerca de él.

¿Cuándo y quién inventó el plástico?

 

El plástico tiene sus raíces en un momento histórico específico y en la mente creativa de un visionario químico. Fue en el apogeo de la Revolución Industrial, a principios del siglo XX, cuando se dio el hito que cambió para siempre la forma en que vivimos. La figura clave detrás de este invento revolucionario fue Leo Hendrik Baekeland, un químico belga-estadounidense conocido por su capacidad para la innovación y su enfoque pionero en el campo de los polímeros.

En 1907, Baekeland logró un avance que transformaría el panorama industrial y abriría las puertas a una nueva era, desarrolló la primera resina sintética termoestable, a la que llamó baquelita. Este material revolucionario se convirtió en el primer plástico sintético totalmente artificial y marcó el comienzo de una nueva era en la fabricación de productos.

El plástico lleva en nuestras vidas desde 1907, ¡más de un siglo!

La baquelita, a diferencia de los plásticos naturales como la goma laca o la celulosa, podía moldearse en una variedad de formas y conservaba su forma y propiedades incluso a altas temperaturas. Esta característica la hizo invaluable en numerosas aplicaciones industriales y domésticas, desde componentes eléctricos hasta utensilios de cocina y joyería.

El descubrimiento de Baekeland no solo fue un logro técnico, sino que también representó una respuesta a las crecientes demandas de la sociedad moderna en busca de materiales versátiles, duraderos y económicos. A medida que la demanda de plásticos aumentaba rápidamente, la industria se expandía y diversificaba, dando lugar a una amplia gama de materiales y aplicaciones que han transformado nuestra forma de vivir y trabajar.

Desde entonces, la innovación en el campo de los plásticos ha sido constante, con avances en tecnología, diseño y sostenibilidad que continúan dando forma al mundo que nos rodea.

El legado de Baekeland como pionero del plástico perdura hasta nuestros días, recordándonos el poder transformador de la creatividad y la ciencia aplicada.

Materias primas del plástico

 

El plástico es el resultado de una combinación ingeniosa de diversas materias primas que se someten a procesos químicos y físicos para dar lugar a una amplia gama de productos. Estas materias son fundamentales para la fabricación de plásticos y juegan un papel crucial en la versatilidad y las propiedades finales del material.

Las principales materias primas del plástico son:

  • Polietileno: ampliamente utilizado en envases de alimentos y bebidas debido a su flexibilidad, resistencia y bajo coste.
  • Polipropileno: ideal para aplicaciones que requieren resistencia al calor y a productos químicos, como envases de alimentos, productos médicos y textiles.
  • Policloruro de vinilo (PVC): conocido por su durabilidad y resistencia a la intemperie, se utiliza en tuberías, perfiles, revestimientos y juguetes.
  • Poliestireno: ligero y transparente, se utiliza en envases de alimentos, utensilios desechables, aislamiento y productos de construcción.
  • Poliésteres: conocidos por su resistencia al calor y a la abrasión, se utilizan en textiles, envases y componentes electrónicos.

Estas materias primas juegan un papel fundamental en la fabricación de productos plásticos, ofreciendo una amplia variedad de propiedades para adaptarse a diferentes aplicaciones industriales y comerciales.

¿Cómo se fabrica el plástico?

 

La fabricación del plástico implica una serie de procesos complejos que transforman las materias primas en productos finales.

  • El proceso comienza con la extracción o producción de las materias primas, como el petróleo, el gas natural o el carbón. Estos materiales se someten a un proceso de refinación para obtener componentes básicos, como los hidrocarburos.
  • Luego, estos componentes se someten a procesos de polimerización, donde las moléculas se unen para formar cadenas largas de polímeros. Este paso es fundamental para darle al plástico sus propiedades específicas, como la resistencia, la flexibilidad o la transparencia.
  • Una vez que se han formado los polímeros, estos se pueden mezclar con aditivos, como colorantes, estabilizadores o agentes de refuerzo, para modificar aún más sus propiedades.
  • Finalmente, los polímeros se moldean o se procesan mediante técnicas como extrusión, moldeo por inyección o termoformado para crear los productos finales, que pueden ser desde botellas de plástico hasta componentes de automóviles o dispositivos electrónicos.

Este proceso de fabricación es altamente versátil y permite la producción de una amplia gama de productos para satisfacer las necesidades de diferentes industrias y aplicaciones.

En conclusión, el plástico es un material versátil y fundamental en numerosas aplicaciones industriales y cotidianas. A través de su historia, hemos observado cómo ha transformado nuestra sociedad y cómo su fabricación continúa evolucionando para adaptarse a las necesidades modernas. Conocer sus orígenes y procesos de producción nos permite apreciar su importancia en nuestra vida diaria.

Ir al contenido